La crisis económica siguió golpeando el sector comercio en la capital de Carabobo, lo que se traduce en un incremento en la cantidad de establecimientos y puesto de trabajo perdidos, dijo el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Guillermo Manosalva.

La fuerte crisis económica representó el cierre de 1.100 negocios en 2016 y dejó una estela de 3.300 personas desempleadas, informó el presidente de la Cámara de Comercio de la capital de Carabobo, Guillermo Manosalva, durante una rueda de prensa este lunes.

Manosalva señaló que en 2015 fueron 500 locales los que bajaron sus santamarías en la ciudad industrial de Venezuela. Ese año el desempleo por esta causa sumó 1.500 puestos de trabajo.

“En cuanto al abastecimiento de productos básicos, a principios de año y de acuerdo con consultas hechas a nuestros afiliados, este no será el año más alentador. Hasta que ocurra un verdadero cambio en la política cambiaria, monetaria y de controles no habrá solución al grave problema socioeconómico del país”, destacó el vocero.

El mayor impacto de estas políticas fue la caída de 90% en las importaciones por los puertos del país, por lo que no hubo mucho que exhibir en los anaqueles.

Incluso detalló que lo poco que lograron adquirir en el exterior fueron algunos alimentos y medicinas compradas a la tasa libre del dólar, tal como fue aprobado por el mismo gobierno.

El segundo factor que afectó a los comercios fue la paralización de 70% de las líneas de producción en Venezuela. “Los comerciantes dejamos de hablar en términos de inventarios, tomando en cuenta que solo hay en el país entre 25% y 30% de producción nacional, lo que no es suficiente”.

Como tercer factor negativo, Manosalva destacó que hubo una política gubernamental que definió como de acoso y arbitrariedad para obligar a los comerciantes a bajar los precios de los productos. “Esto hizo que los comerciantes mermaran sus compras para no tener problemas con las inspecciones arbitrarias por parte de la Superintendencia de Precios Justos y obligó a que los inventarios estuvieran por debajo de los niveles normales y los costos de reposición de inventarios brillaran por su ausencia”.

En cuarto lugar, citó los manejos discrecionales de la política cambiaria errada.

Por último, Manosalva indicó que todo el problema que causó la crisis del efectivo durante el mes de diciembre. “La brillante idea del Presidente de la República de haber sacado los billetes de 100 bolívares sin antes haber tenido la definición y la llegada del nuevo cono monetario, prácticamente nos obligó a cerrar completamente, a hacer cierres técnicos o a enviar de vacaciones colectivas a empleados desde noviembre de 2016”.

– Aumentos inconsultos –

Sobre el nuevo aumento de salario mínimo decretado por el presidente Nicolás Maduro el domingo, Manosalva indicó que se ha vuelto una práctica inconsulta cada tres meses y resulta más cuesta arriba de cumplir para los empleadores.

“El gobierno incumple con los convenios de la política salarial de la Organización Internacional del Trabajo, donde se establece que el Ejecutivo nacional debe consultar con los representantes legítimos de los sindicatos y el empresariado antes de decretar aumentos y estos deben ser el resultado de los niveles de producción y convenios de contratación colectiva vigentes o en discusión”.

“Nosotros estimamos que en el primer trimestre de 2017 aumentará el cierre de comercios que son los principales afectados por las políticas económicas en el orden de 25% en este período”.

Manosalva consideró que este aumento también afectará al sector público, en especial a las alcaldías. “El cierre de comercios y empresas por esta política salarial perversa, está generando menores ingresos al sector de las alcaldías y por lo tanto las inversiones dirigidas a resolver los problemas a nivel local se verán mermadas”.

Fuente: http://elestimulo.com/