El presidente de Polar, la mayor compañía privada de alimentos de Venezuela,Lorenzo Mendoza, dijo que todas las empresas del sector alimenticio atraviesan por una situación crítica de abastecimiento de materias primas, mientras el Gobierno beneficia la importación de productos básicos.

«Todas las empresas de alimentos están pasando por una situación crítica de abastecimiento de materias primas y lo digo porque efectivamente se sigue privilegiando la importación de productos», dijo Mendoza durante una entrevista que ofreció al circuito radial Unión Radio.

El presidente de Polar, que el martes presentó un plan para salir de la gravecrisis económica y de escasez de productos alimentarios que afrontaVenezuela, aclaró que la empresa que dirige no recibe «ni un dólar» en el marco del control de cambio que opera en el país desde 2003.

«En algunas áreas tenemos parados procesos de producción, ya el tiempo se acabó (…) en avenas estamos en cero, en atún, la planta (…) en el estado Sucre (este) no está produciendo, ahí están afectadas más de mil personas, trabajadores que están en sus casas, no hay materia prima, eso es inconcebible, ya el reloj se rompió ahí», dijo.

Recordó que pese a que se ha señalado a su empresa como la mayor productora de alimentos del país, Polar no produce carne, pollo, leche, café o azúcar y que el 52 % de la producción de harina de maíz, con la que se preparan las populares arepas, está en manos del Gobierno.

Mendoza criticó que el Gobierno venezolano ha privilegiado la importación de productos terminados en vez de dar las divisas a los que proveen de materia prima a las empresas privadas nacionales.

Aseguró que en el caso de Polar, «los dólares rinden 18 veces más» cuando se entregan a sus proveedores de materias primas que cuando se importan los productos hechos.

«En el proceso de control de cambio en estos 13 años, a los proveedores de empresas Polar le han liquidado alrededor de (…) 480 millones (de dólares) anuales, eso en productos importados, que es la alternativa, son 93.300 millones de dólares, 18 veces más», dijo.

Reiteró que el monopolio de las divisas está en manos del Gobierno desde hace 13 años cuando se inició el control de cambio y que a lo largo de ese período empresas Polar no ha podido adquirir dólares preferenciales necesarios para poder mantener los bajísimos precios de sus productos básicos.

«Los privados tenemos que producir a pérdida, eso no es sostenible, es ridículo», dijo.

Fuente: Miami Diario