En su libro Viaje al Corazón de Cuba, el periodista y escritor Carlos Alberto Montaner examina entre otros temas los llamados logros de la revolución socialista en ese país, a propósito de sus históricas y apasionadas invocaciones a la “dignidad del pueblo”. En este sentido, se hace la siguiente interrogante: “¿En dónde radica la dignidad de una sociedad que no puede elegir libremente el sistema en el que quiere vivir, los gobernantes, los libros, los amigos, el sitio de residencia o el lugar de trabajo que realmente desea? La reflexión acerca de esta cuestión no menor queda más vigente que nunca en vísperas de los inciertos días que esperan a los cubanos, posterior a la desaparición de quien fuera el caudillo central de un proyecto político tan violento como empobrecedor por décadas, en su mayoría aislados del mundo moderno lejos de toda autonomía moral y material. De igual modo, para los venezolanos esta resulta una casi imperiosa ocasión de documentarse sobre los reiterados crímenes y delitos llevados adelante por el gran tirano que abarcan numerosos ámbitos, todos dirigidos al desmantelamiento final de la sociedad civil antillana frente a sus designios, y en los cuales Venezuela desempeñó –y desempeña- un papel trascendental, posterior al desplome de la URSS.

Vale la pena observar tangencialmente lo relativo a la política sistemática de abolición de la propiedad privada impulsada por Fidel Castro a partir de su ascenso al Poder en 1959. Señala Montaner que “Si una persona pensaba -como Fidel- que la pobreza de una parte de los cubanos se debía a la explotación de los voraces empresarios y a la crueldad implícita del sistema, lo moralmente justificable era borrar todo vestigio de capitalismo, sustituir el mercado por controles burocráticos establecidos por revolucionarios justos, y procurar a toda costa la igualdad de los cubanos. Si una persona pensaba –como Fidel y tantos revolucionarios de su época- que las inversiones extranjeras eran una forma inmoral de saqueo, ¿qué otra cosa podía hacerse que confiscarles sus propiedades a estos vampiros foráneos y “devolverlas” al pueblo convirtiéndolas en empresas estatales, promoviendo la nacionalización de la banca y los servicios públicos”. Estas y otras medidas fueron progresivamente aplicadas por el castrismo, liquidando y persiguiendo la iniciativa privada sobre la base del tradicional discurso izquierdista de la suma cero, donde la prosperidad o éxito de unos es directamente proporcional a la sustracción o fracaso de otros, nada muy distante de lo ocurrido en Venezuela en los últimos 17 años.

Por supuesto que la creación del Estado omnipotente denunciado por Juan Bautista Alberdi y su intromisión en todas las actividades humanas, como lo ha demostrado el fallido experimento cubano proveniente de premisas leninistas, se alimenta y fortalece a partir de los grandes vicios y ausencias cívico-culturales de los individuos que componen la sociedad: por mencionar algunos, la falta de comprensión sobre la función de las leyes –y las consecuencias de su hipertrofia-, las bases de la economía abierta –dentro de la que se inserta la propiedad privada-, la concepción de los derechos sociales –todo para todos- y el furor mesiánico hacia el padre redentor. Sobre estos y otros engaños descansa la tragedia que hoy oprime a Venezuela y Cuba, hábilmente capitalizada por megalómanos, narcisistas y déspotas cuyas narrativas sin embargo siguen siendo por demás efectivas para la conquista de sus objetivos, reposados sobre nuestros temores y prejuicios que conducen a la capitulación de la libertad y con ella de nuestros proyectos de vida.

            

Las 5 noticias clave:

Resultado de imagen para general mills venezuela

1) Multinacionales «rematan» sus empresas por la crisis en Venezuela

La creciente depresión de la economía venezolana ha generado un ininterrumpido éxodo de compañías, empresas e inversionistas extranjeros como consecuencia de las nocivas condiciones regulatorias, jurídicas, políticas y la inexistencia de garantías a los derechos de propiedad. Un vistazo al índice en esta materia en su versión 2016 permite profundizar en los detalles del anacronismo nacional al presente: Entorno Político y Legal (1.75, la única calificación por debajo de los 2.0 puntos de entre los países evaluados en el mundo), Derechos de Propiedad Físicos (3.81) y Derechos de Propiedad Intelectual (2.63), componentes que sitúan a Venezuela en el último lugar (128 de 128) por detrás de Myanmar, Bangladesh y Haití. Tan sólo en los últimos meses compañías como General Mills, Dana, Kimberly Clark y LATAM han cesado sus actividades económicas por la inoperancia del mercado local, la indetenible inflación –hiperinflación- y el fatídico control cambiario (en el caso de Kimberly Clark, tomada arbitrariamente por el Gobierno nacional sin indemnización alguna) desplazando sus inversiones hacia otros países de la región más estables y respetuosos de los negocios. “Ya pasamos a esa etapa en que las empresas se venden en remate”, dijo un miembro del sector agroindustrial, con extenso conocimiento del área, según cita el portal web El Descifrado, con el riesgo latente de que sigan sumándose cada día más firmas a esta migración masiva y con ello empeorar la espiral de miseria y escasez. Enmendar esta penosa realidad pasa por, entre otros, adoptar un sistema institucional basado en tribunales imparciales que brinden seguridad jurídica, libertad económica, estabilidad monetaria y acceso a la propiedad.

Leer noticia completa

 

 Protesta-trabajadores-Clorox

2) Producción de Clorox es de 50% a dos años de su intervención 

Nada es tan permanente como una medida temporal del Gobierno” aseguró Milton Friedman en alguna ocasión, comentario que se ajusta a los tiempos que vive la antigua empresa Clorox, hoy reducida tan sólo al recuerdo de aquella operaria vanguardista de productos de aseo doméstico que por décadas se ganó la preferencia de los venezolanos. Ocupada “temporalmente” desde septiembre de 2014 por el Ministerio del Trabajo sin ningún tipo de compensación que se conozca, la compañía, ahora estatal como tantas otras antes de ella, presenta rendimientos precarios y muy distantes de aquellos logrados bajo la dirección de sus antiguos propietarios. Lo que si abunda hoy día son las irregularidades y denuncias de sus trabajadores -no carentes de algo cinismo e hipocresía moral pues muchos de los integrantes de estos sindicatos legitimaron la expoliación arbitraria de la empresa-, referentes a desvíos de mercancías, corrupción y desinterés por parte de la Junta Administradora en la discusión de un nuevo contrato colectivo, en tanto que se acrecienta el deterioro del capital –maquinarias, equipos- ante la ausencia de inversión, cayendo la productividad de la misma a la mitad. ¿Es la solución hacer un llamado al Ejecutivo para que “corrija” los desenfrenos que hoy tiene la empresa estatal? Resulta algo más que poco serio pedir al depredador que demuestre civilidad, al contrario, solicitemos la restitución del Estado de Derecho.

Leer noticia completa

Resultado de imagen para fama de america

3) 95% cayó la producción de Fama de América

En sintonía con el caso anterior se halla el estado de la empresa Fama de América, probablemente uno de los episodios expropiatorios más emblemáticos y que marcaron un punto de no retorno hasta el presente en la imagen del Estado-empresario monopolista. Como lo refleja la investigación llevada a cabo por Richard Obuchi en su libro Gestión en Rojo, el Gobierno socialista siempre demostró interés no sólo en incursionar en el mercado cafetero con fines “estratégicos” en aras de garantizar la “seguridad agroalimentaria”, siguiendo los Planes Socialistas de Desarrollo Económico y Social de la Nación, sino eventualmente en hacerse con el control mayoritario de numerosos rubros para supervisar y tutelar su cadena productiva, manufactura, comercialización e importación, arrojo interventor que culmina hoy en las llamadas guías de movilización (las SADA y SICA de la SUNAGRO) que hacen recordar sin mucho esfuerzo a los superintendentes y burócratas del mundo antiguo, Babilonia, China, La India y el Imperio Romano. Así, en el año 2009, se decretó ajeno a todo debido proceso la “adquisición forzosa” de la empresa, sus activos, filiales y hasta su marca comercial, cancelando sólo el 10% del total su valor. La vergonzosa fotografía de la entonces próspera compañía finaliza hoy con el testimonio de un sindicalista que afirma que “la empresa se encuentra trabajando a 5% de su capacidad máxima; prácticamente está quebrada”, reportando persecuciones por parte de la Junta Administradora hoy en funciones, severos riesgos a la salud de los empleados en el empaquetamiento de las unidades y una medida cautelar de aseguramiento de la producción en respuesta a las denuncias emanadas aquellos. En el socialismo no hay incentivos para la inversión, ni mejoras reales a los salarios, ni innovación, sino una repartición de la ruina generalizada.

Leer noticia completa

Resultado de imagen para la verdad del zulia

4) Tres diarios zulianos salen de circulación por falta de papel 

Un pilar esencial de la propiedad privada lo constituye la prensa libre como manifestación de la libertad individual y destierro de toda posibilidad de censura previa al ejercicio de la crítica, tanto para los dueños de medios de comunicación en sus diversas variantes como para el ciudadano común. En un artículo titulado Sin Libertad de Prensa no hay Libertad, el profesor Alberto Benegas Lynch, refiriéndose a F.A. Hayek, señala que “El conocimiento está disperso entre millones de personas y para sacar partida de ello es necesario que las puertas y ventanas se encuentren abiertas de par en par para que cada uno exprese libremente su punto de vista al efecto de los fértiles intercambios de ideas y para dar lugar a eventuales refutaciones de las corroboraciones siempre provisorias”, actividad que busca ser interrumpida y fracturada por no pocos regímenes autoritarios en el mundo para garantizar a toda costa la difusión de su propaganda y así contaminar o erosionar el juicio libre. En este contexto se enmarca la realidad de los diarios zulianos La Verdad, El Regional y Qué Pasa, al cual se suma recientemente el diario La Nación de Táchira, carentes de inventario de papel y cuyos rotativos son fustigados por la Corporación Maneiro que ostenta el monopolio de la materia prima. Esta realidad incluye también a medios de comunicación audiovisuales y radiales, varios de los cuales han sido comprados mediante intimidación o presiones políticas, o en su defecto forzadso a la quiebra por regulaciones arbitrarias de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). En la clasificación mundial de la libertad de prensa 2016, auspiciado por la organización Reporteros sin Fronteras, Venezuela ocupa el lugar 139 de 180 países sondeados, lo que convierte en impostergable, como en otros ámbitos de la vida ciudadana, la implementación de un conjunto de reformas institucionales que posibiliten la existencia del libre pensamiento, el debate de ideas y la pluralidad democrática que se sostiene sobre la existencia de derechos de propiedad. 

Leer noticia completa

Aduana cobra 7.000 euros a empresa chilena que donó medicinas a Cáritas Venezuela

5) Aduana cobra 7 mil euros a empresa chilena que donó medicinas a Caritas Venezuela

Como es bien sabido, los promotores del socialismo real no tienen el menor respeto por la vida y dignidad humanas, por lo cual de poco vale sorprenderse por actos como el expresado en esta nota de prensa más si debe generar el necesario repudio e indignación que acompañe la solicitud de cambio político indefectible como único mecanismo de restituir y salvaguardar la vida, la propiedad y la libertad de los venezolanos. La situación de Caritas no es nueva: según se explica en estas líneas, no es la primera vez que el Gobierno nacional, por medio del SENIAT, el Ministerio de Salud o la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) confiscan, retienen o imponen aranceles arbitrarios para el ingreso de donaciones de diversa índole, en este caso, medicamentos prioritarios dirigidos a pacientes en situación crítica de salud, generando trámites interminables o regulaciones abusivas que impiden el acceso de las organizaciones de la sociedad civil a los distintos insumos, violentando además la propiedad privada de empresas o particulares alrededor del mundo que, como diría Frédéric Bastiat, se solidarizan voluntariamente ante la tragedia nacional, que luego acaban venciéndose o en manos de la corrupción estatal. Este horror deliberado no puede olvidarse de la memoria colectiva venezolana en nombre de las vidas de personas que hoy son víctimas del crimen gubernamental.   

Leer noticia completa

———————————–

Elaborado por: Carlos Herrera – investigador Observatorio de Derechos de Propiedad

Para más información: carloshcedice@gmail.com

Observador de coyuntura #TuPropiedad