En solo cinco días el Sebin y la Guardia Nacional Bolivariana han detenido a ocho empleados de empresas privadas acusados de “acaparar” juguetes -los más recientes- y de orquestar un ataque cibernético contra la economía del país, según declaraciones oficiales del propio presidente de la República, Nicolás Maduro.

El sábado 3 de diciembre, el jefe de Estado denunció, en una alocución oficial, que el sistema financiero había sido “saboteado” en referencia a las falla nacional que presentaron los puntos de venta electrónicos y pidió al servicio de inteligencia ocuparse del caso.

Conocedores de la materia explicaron que la plataforma que utiliza Credicard para la transmisión de datos bancarios es ABA de Cantv y, por ende, se trataba de una falla de la empresa estatal. De igual modo, las detenciones procedieron.

Dos días después, fueron arrestadas seis personas: Víctor Gago Couty, presidente ejecutivo de Credicard; Geraldine Abreu, vicepresidenta ejecutiva de operaciones; José María Montañez, vicepresidente de infraestructura; Laurentzi Bilbao Rangel, vicepresidente ejecutivo de sistema; Clarión Suárez López, especialista en almacenaje y resguardo de redes y Harry William Madden Shumacher, vicepresidente de control y riesgo.

Harry Madden y Laurentzi Bilbao ya habían sido detenidos en agosto de 2015 por “saboteo a través de medios electrónicos”. En aquella oportunidad, el sistema de pagos de la banca pública también había sufrido una falla.

Este 9 de diciembre, la Superintendencia Nacional de Precios Justos visitó un depósito de la famosa juguetería Kreisel, ubicada en La Candelaria y decomisó 3.821.000 juguetes.

El superintendente nacional, Williams Contreras, argumentó que la empresa especulaba con los precios para obtener un margen de ganancia de hasta 54,256%.

Foto: efectococuyo.com