“CLAP es amor compartido” es un grafiti recurrente en las paredes de las ciudades venezolanas. Uno debería preguntarse qué tanto de espontaneidad y verdad puede haber en una frase como esa que ensucia los espacios públicos que les pertenecen a todos los venezolanos. En la vida dentro de un sistema político libre, la vida de las personas tiende al pluralismo, a la variedad de coloridos, a organizarse y constituirse de manera independiente, en definitiva, a realizar su libertad según sus propios gustos. El socialismo autoritario en cambio, exige monotonía, uniformidad, lealtad y disciplina. Los sistemas colectivistas tienen como naturaleza adularse a sí mismos, justificarse en sentimientos tan espontáneos e individuales como el amor para avalar el incremento de su radio de acción en todos los aspectos de la vida del hombre, como el meramente alimentarse.
El objetivo es hacer ver que el socialismo como sistema está al servicio del hombre, cuando en realidad lo que anhela es que el hombre esté al servicio del sistema. Todo eso que el hombre realiza más allá de su condición inicial de animal (satisfacer sus necesidades más básicas), el socialismo lo valora como un ataque a sí mismo y, con razón, niega —como principio— toda trascendencia de este tipo cuando los individuos aspiran a algo más que satisfacer sus necesidades primordiales.  Lo anterior es porque ante todo el socialismo es simulación para evitar que la gente pueda ver que su verdadero objetivo es la conservación del poder en las manos de un reducido grupo dominante. El socialismo tiene que escribir “que es amor”, para simular y engañar a las personas, dándole a entender que los individuos libres en sí no valen por sí mismos en su dignidad como humanos, sino para servir a un malvado sistema de esclavitud.
“CLAP es amor compartido”, es la coartada que sirve de puente entre el ser humano autónomo y el sistema colectivista; llena el abismo entre los planes de los sistemas totalitarios y los planes de vida de los sujetos libres; da a entender que las pretensiones del sistema derivan de las necesidades de la vida de las personas reales: es una especie de mundo de la «apariencia» que se vende como realidad. El grafiti que aparece en las paredes de los espacios públicos venezolanos en verdad esconde como verdadero significado para los venezolanos “aprende a tener miedo y a obedecer sin rechistar o morirás de hambre”. Simular que el sistema socialista tiene como intención no el dominar autoritariamente la vida de las personas, sino servirles de la manera más desinteresada posible, aunque todos sepan que lo primero es la auténtica verdad.
El slogan de que “CLAP es amor compartido”, es un cliché que da a los venezolanos la ilusión de ser personas con una identidad digna y moral y así le hace más fácil no serlo; una frase hecha y vacía con que se pretende engañar la propia conciencia de cada quién y enmascarar ante el mundo y ante sí mismo su condición real y su humillante «modus vivendi» en que el sistema socialista venezolano les impone a las personas: arrodillarse ante el estado para meramente sobrevivir.

Vaclav Havel, ganador del Nobel de la Paz y luchador contra el comunismo denunciaba entre las décadas de los 70 y 80 esta simulación de los sistemas totalitarios para venderse como benefactores de la humanidad en forma de simulación, en su libro, “El poder de los sin poder”. Las palabras Havel pueden aplicarse tanto a la Checoeslovaquia de finales del siglo XX como a la Venezuela del siglo XXI:

…al poder de la burocracia se le llama poder del pueblo; a la clase obrera se le esclaviza en nombre de la clase obrera; la humillación total del hombre se contrabandea como su definitiva liberación; al aislamiento de las informaciones se le llama divulgación; a la manipulación autoritaria se la llama control público del poder y a la arbitrariedad, aplicación del ordenamiento jurídico; a la asfixia de la cultura se la llama desarrollo… El poder es prisionero de sus propias mentiras y, por tanto, tiene que estar diciendo continuamente falsedades. Falsedades sobre el pasado. Falsedades sobre el presente y sobre el futuro. Falsifica los datos estadísticos. Da a entender que no existe un aparato policíaco omnipotente y capaz de todo. Miente cuando dice que respeta los derechos humanos. Miente cuando dice que no persigue a nadie. Miente cuando dice que no tiene miedo. Miente cuando dice que no miente”.

En tiempos de mentiras reiteradas, los individuos libres al decir la verdad se convierten en los mayores revolucionarios del mundo, donde una falsedad como “CLAP es amor compartido” no tiene cabida.

Las 5 noticias más importantes

Un reporte periódico de actualidad a fin de conocer de forma más cercana la situación cotidiana de la propiedad privada en Venezuela.

1) 130 edificios tomados por colectivos en Caracas 

Vecinos del municipio Libertador, específicamente residentes de la parroquia Candelaria, denunciaron el domingo las amenazas y las invasiones perpetradas por colectivos armados en edificaciones del sector. || Fuente: El-nacional.com

2) Publican nuevos precios acordados para 5 rubros alimenticios

La Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) publicó este martes los nuevos precios acordados para cuatro productos esenciales: pescado, arroz, café, maíz y pollo.  || Fuente: El-nacional.com

3) Controles de precios vacían los mercados en Venezuela
Numerosos mercados de Venezuela se quedaron sin productos esta semana tras las inspecciones de funcionarios del Gobierno que obligaron a los comerciantes a rebajar hasta un 30 % sus artículos, provocándoles fuertes pérdidas y la venta total de sus existencias en pocas horas. || Fuente: lapatilla.com

4) Denunciaron secuestro de trabajadores en invasión de la Candelaria
Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, denunció este domingo que supuestos invasores tomaron las instalaciones del estacionamiento Tracabordo, ubicado en la Candelaria, y que secuestraron a los trabajadores del comercio. || Fuente: el-nacional.com

5) Sundde intervino a la empresa mayorista Makro
El superintendente nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), William Contreras, anunció la intervención de la cadena de tiendas de autoservicio de ventas al por mayor de insumos comerciales Makro, debido a que se ha detectado que en algunas de sus sucursales condicionan la venta a los usuarios al exigir consumos mínimos. || Fuente: lapatilla.com

———————————–

Elaborado por: Rafael Quiñónez – investigador Observatorio de Derechos de Propiedad

Para más información: observatoriopropiedad.cedice@gmail.com

Observador de coyuntura #TuPropiedad

2017-12-03T22:20:21+00:00