“El control de cambio es el corazón de la tragedia económica y social de Venezuela, comenzó bien los dos primeros años, bien en el sentido que había muchas divsias y se montó un régimen que trató de introducirle unas normas morales y de transparencia, como ha ocurrido con todos los controles de cambios de la humanidad, comienzan a entrar intereses (…) el régimen de control de cambio es el corazón de la corrupción en Venezuela, y además de la inflación porque faltan divisas y suben los precios, además de la destrucción del aparato productivo”.
La afirmación corresponde al  economista y profesor universitario, Orlando Ochoa, quien aseguró este domingo 16 de octubre que los subsidios generan distorsiones económicas. “Necesitamos volver a la racionalidad económica (…) El tema ideológico es secundario”.  

Dijo que la inflación en Venezuela tiende a pasar de 20% a 30% mensual, lo que significa 2.200% al año. 

«Según la medición que observamos de manera extraoficial en los precios de manera extraoficial, porque no se está publicando, la inflación de enero estaba en 14% al mes y llegó al 26 en agosto alrededor del 20%, que da una inflación proyectada al año del 700%», precisó durante el programa «Criterios» que transmite Globovisión. 

«Pero lo más alarmante es que no es una realidad estática, porque el déficit fiscal se va financiando mal (…) y la inflación tiende a pasar de 20% a 30% mensual. Esta dinámica de 30% mensual significa 2.200% al año, es decir, de 700% a 2.200% porque la inflación se alimenta mes a mes y se proyecta geométricamente».
Ochoa acotó que llegar a esa cifra «sin capacidad para atender la situación de pobreza, parálisis en la producción», entre otros, «es un agravamiento».

Sector privado
El economista también consideró que para resolver los actuales problemas económicos del país es necesario generar confianza en el sector privado para dedicarse a producir.

«Necesitamos estabilizar la tasa de cambio y hacer funcionar el mercado cambiario, lo que significa un ajuste económico. Es necesario cerrar la brecha del sector publico; necesitamos divisas para suplir el mercado cambiario y necesitamos confianza en el sector privado para dedicarse a producir».
Por tal razón, señaló que hace falta el financiamiento externo para levantar el nivel de reservas y divisas del Banco Central de Venezuela (BCV), y para que así pueda operar el mercado cambiario.

«Se necesitan un conjunto de medidas económicas y un plan social, para que la gente que está padeciendo pueda ser apoyada y que además permita que se generen empleos y que sus salarios vuelvan a recuperar su poder adquisitivo».
Valor de la moneda
Asimismo, el especialista explicó que el actual valor de la moneda se relaciona con el respaldo económico y la calidad de sus políticas. 

«El bolívar fue una de las monedas más fuertes en el mundo desde los años 30 hasta 70 y con distintas clases de gobierno. Que ahora nuestro mayor billete valga centavos, plantea, en primer lugar, un problema transaccional», explicó.

«El Banco Central de Venezuela debería emitir billetes de 1.000, 2.000, 5.000 y hasta 10.000 bolívares, lo que básicamente beneficia las transacciones».

En este orden de ideas, el economista acotó que como la «moneda local se está derritiendo, la gente se muda a la moneda dura para poder mantener lo que pueda. Sin embargo, consideró que la dolarización de la moneda «no es una solución (…) porque también significa que se dolaricen los costos de producción».

«La dolarización destruye empleos; es una camisa de fuerza extrema cuando el país ha perdido la disciplina (…) El control de cambio es el corazón de la tragedia económica y social de Venezuela. Ahora el régimen del control de cambio es el corazón de la corrupción e inflación en Venezuela»:

Ocho se refirió al «desbalance económico de Venezuela» y dijo que presidente Nicolás Maduro «ha tratado de mantener el curso de lo que Hugo Chávez dejó».

«La sustentabilidad de las misiones se está cayendo por su propio peso; no tienen recursos, porque cuando la inflación crece 30% y 40% mensual, ¿cómo puedes planificar una obra?».
Ochoa  dijo además, que los ajustes de los salarios «van corriendo detrás de la tasa de inflación». «Se está perdiendo poder adquisitivo. Eso es una tragedia social; por eso se debe pensar en el diálogo político como solución a los problemas en Venezuela».

Fuente: Panorama