El presidente de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE) manifestó que las panaderías que mantengan colas serán cerradas, sancionadas y se decomisará la materia prima. 

El presidente de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) informó que se desplegaron 10.100 funcionarios en las 709 panaderías ubicadas en Caracas, para supervisar la venta continua de pan.

Afirmó en declaración a los medios que no van a permitir que sigan existiendo colas en las panaderías porque “es un delito”. 

Al mismo tiempo, dijo que el inicio de la jornada es desde las 06:00 am y “no debe existir condicionamiento de horarios y ventas”.  

Contreras indicó que la venta fiscalizada es de pan canilla y pan francés. Precisó que el 90% del saco de harina debe ir destinado a esos dos tipos de pan, mientras que el otro 10% queda a libre disposición de las panaderías.

Con respecto a los costos del pan informó que van a diferenciar, dependiendo de la localidad y la estructura de dichas franquicias, “para ello estarán los fiscales y el personal comisionado que harán la evaluación respectiva para la determinación del precio”.  

En ese sentido, dijo que los controles establecidos se acordaron porque ya disponen de la materia prima necesaria. Asimismo explicó que al final de cada jornada los funcionarios «harán inventario de los locales para garantizar el funcionamiento normalizado».

El presidente de la Sundde anunció que las panaderías que no cumplan con los lineamientos establecidos serán sancionadas, cerradas y se le decomisará la materia prima. También puntualizó que las panaderías que cerraron sus puertas, previo a la fiscalización, serán investigadas y de no concretarse un acuerdo, serán destinadas a las comunidades.

Fuente: El Nacional