El rector de la Universidad de Margarita, dijo que hacen esfuerzos por mantener proyectos como la Feria Internacional de Libro, porque son un valor agregado para la Universidad y un aporte a la región.

Las universidades privadas están funcionando con números rojos. Con ingenio y administración de austeridad se enfrenta el déficit económico, aseguró el rector de la Universidad de Margarita (Unimar), Pedro Augusto Beauperthuy, a propósito de haber arribado esta casa de estudios a 17 años dentro de la oferta universitaria insular.

La Unimar celebró la aprobación de su funcionamiento en el año 1998, por decreto del Presidente Rafael Caldera. Entró en operaciones un año más tarde con cursos introductorios a 288 estudiantes y en el año 2000 dio inicio a sus cuatro  primeras carreras, Derecho, Administración, Contaduría y Educación Integral. Hasta la  fecha han egresado seis mil 567 estudiantes en la modalidad de Pregrado y 412 en la modalidad de Postgrado, y ampliaron  la oferta con las carreras de Idiomas Modernos, Ingeniería de Sistemas y Diseño Gráfico.

Tienen años a la espera de la aprobación de otros estudios avanzados pertinentes para la región, como aduanas, comercio exterior, y psicología social.

El rector Beauperthuy asegura que es un orgullo ser parte de la formación académica de Nueva Esparta, sin embargo no deja de mostrar su preocupación por el futuro de las universidades privadas, en general, ante la circunstancia económica que envuelve el país,

«Los constantes aumentos salariales nos han generado problemas financieros, pero ante eso hemos aprendido a hacer sacrificios ya que los recursos solo provienen de las mensualidades que pagan los estudiantes», afirma.

“Es muy duro el impacto que sufren las universidades privadas por los constantes aumentos salariales y de bonos de alimentación pero nuestro objetivo sigue siendo no perder la calidad, por eso tratamos de ofrecer las mejores condiciones a nuestros profesores para mantener el alto nivel que nos caracteriza”.

Explicó que a diario hacen ajustes para invertir concienzudamente los recursos en necesidades del  personal, y el mantenimiento de la planta física, sin embargo han debido paralizar algunos planes de ampliación.

Ajustes controlados

Beauperthuy destaca que en medio de la crisis no pierden el sentido social. “Hacemos ajustes en los costos de matrículas pero buscando un equilibrio, no solo por los propios controles de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y del Ministerio de Educación Universitaria, sino porque  hay familias con serias limitaciones económicas que no podrían costear la educación de sus hijos”. De allí, explica, viene el déficit, pues los aumentos no son en la proporción necesaria.

En todo caso, está satisfecho porque la deserción ha sido ha sido muy baja, aunque hay la modalidad que los alumnos reducen la inscripción de unidades de créditos para bajar la mensualidad, aún cuando eso les alargue el tiempo de estudio.

“Es una situación bastante dramática el futuro de la universidad privada, porque actualmente no se logra equilibrar los ingresos con los gastos, pero buscamos ajustar en lo posible los sueldos de los profesores para mantenerlos en la institución, equipar los laboratorios y que no decaiga el ambiente de la universidad”.

Feria del Libro es un compromiso

Como parte de los compromisos que Beauperthuy dijo, luchan por sostenerse; está la Feria Internacional del Libro del Caribe, Filcar, que nació en la isla de Margarita bajo su patrocinio desde hace tres años, y que este año tendrá lugar desde el próximo 11 de marzo.

Agradeció el apoyo que esta iniciativa ha tenido en la población de Nueva Esparta, y más aún de las editoriales, la empresa privada, instituciones públicas y los propios escritores, pues cada edición ha sido una fiesta literaria que plena Margarita.

“Es una actividad cultural, pero especialmente una promoción para la lectura, tan importante en estos momentos para los venezolanos”, apuntó. Este año el pregonero de la feria es el escritor y novelista, Leonardo Padrón, y desde ya el presidente del Comité Organizador, Antonio López Ortega, asegura que superarán los visitantes del año pasado, pues la feria se ha extendido a 9 días precisamente nació para permitir más visitas a la exposición, aumentar el número de realización de talleres y garantizar la presencia de los escritores.

Fuente: El Universal