La promesa de hacer turismo “Chévere en Venezuela” fue una de las tantas que no llegó a materializarse bajo la llamada revolución bolivariana. Diferentes factores como la escasez de alimentos y medicinas, aunado al racionamiento eléctrico y de agua, además del declive de los servicios básicos en la nación y los altos índices de inseguridad, hacen cada vez menos atractivo el turismo no sólo para los extranjeros, sino para los criollos.

El pasado 17 de febrero de 2016, Nicolás Maduro, en cadena nacional de radio y televisión, anunció la creación de unos 15 motores que presuntamente impulsarían la economía en el país. En ese sentido, argumentó que la crisis daba oportunidades de probar nuevos modelos económicos.

Para el presidente de Turismo del Gobierno de Miranda, Bernhard Weissenbach, mientras el gobierno no ofrezca las condiciones básicas para vivir con calidad, cualquier anuncio o creación de programas en ese sentido, será más de lo mismo.

Asimismo, comentó que este año las temporadas vacacionales de Carnavales y Semana Santa registraron un descenso de un 60% con relación a 2015. “Tenemos unos índices de ocupación de 40% en temporada alta, y de entre 15 y 20% en temporada baja. Eso prácticamente condena al sector”, añadió, así como también destacó que el panorama podría ser distinto si existiera en Venezuela una legislación coherente en el ámbito turístico que permita a la empresa privada tener la oportunidad de reinventarse.

Weissenbach apuntó: “La legislación actual es punitiva, centralizada y no propende a que nuevos emprendimientos surjan. En el país existen 12 mil empresas que se dedican a la actividad turística, lo que representa al menos 250 mil personas que viven de eso en nuestra nación. Pese a que la actividad pareciera estar execrada y extinta, aun existe un gremio que no se puede abandonar”.

Para viajar se hace complicado 

Lufthansa, Latam, Gol, Air Canadá, Alitalia y Tiara Air son algunas de las aerolíneas que se han visto en la obligación de partir y dar por perdidos millones de dólares y euros que el gobierno venezolano no quiere pagarles.

Aunado a esta problemática, se une que los gobiernos de los países como España, Alemania, Países Bajos, Estados Unidos y recientemente Canadá, exhortaron a sus ciudadanos a no viajar a Venezuela debido a la inestabilidad política, la criminalidad y el deterioro de las condiciones básicas de vida.

El presidente del turismo lamentó dicha situación, ya que Venezuela era uno de los países con lo mejor en turismo en el mundo.

Fuente: SegundoEnfoque