En su informe Libertad en el Mundo 2017,  Freedom House evalúa el estado de la libertad en 195 países y 14 territorios durante el 2016, a través de 25 indicadores determinan las condiciones de los derechos políticos y las libertades civiles en los países evaluados. De acuerdo a los resultados los países pueden ser calificados como Libre, Parcialmente Libre o No libre. En el informe de 2017, por primera vez, Venezuela es declarada como un país «No libre»

El vicepresidente de investigaciones y el editor de Freedom House, Arch Puddington y Tyler Roylance, a propósito del informe de 2017, escribieron un ensayo general titulado Populistas y autócratas: la doble amenaza para la democracia globalSeguidamente reproducimos los extractos relativos al tema venezolano:

El expresidente venezolano Hugo Chávez logró admiradores extranjeros —en su caso de la izquierda política— nacionalizando industrias privadas, enfrentándose a las clases adineradas que estaban detrás de la clase dirigente política conservadora del país y redistribuyendo la riqueza a los pobres a través de diversos programas sociales de vivienda, educación, etc. También denunció el “imperialismo” de los Estados Unidos y utilizó la riqueza del petróleo de su país para financiar a gobiernos afines de la región.

En 2016, el régimen construido por Chávez, ahora en manos de su sucesor elegido, Nicolás Maduro, se enfrentaba a un colapso económico y político. La empresa petrolera nacional había sido arruinada por la corrupción, los proyectos políticos y el abandono con Chávez, mucho tiempo antes del descenso de los precios del petróleo globales. La divisa, debilitada por las tasas de inflación más altas del mundo, dificultó la importación de productos básicos, incluyendo alimentos y suministros médicos, lo que llevó a la escasez crónica y revueltas repetidas a lo largo del año. Asimismo, Maduro, confiando en parte en el control del régimen de los tribunales, respondió a una victoria de la oposición en las recientes elecciones legislativas privando de competencias a la asamblea legislativa y bloqueando un referéndum presidencial revocatorio, lo que eliminó de forma eficaz la única vía para un cambio de liderazgo ordenado.

Las Américas: agitación política y la promesa de la paz

En 2016, la combinación del Presidente venezolano Nicolás Maduro de un gobierno de mano dura y una pésima gestión económica condujo a su país al estatus “No libre” por primera vez. Venezuela había servido de modelo para los regímenes populistas de la región, pero hoy en día representa el sufrimiento que puede producirse cuando los ciudadanos no pueden rendir cuentas a sus líderes.

Fuente: https://freedomhouse.org